Vinos de Pago de Castilla y León

El Norte de Castilla publica el sábado 8 de abril de 2017 un artículo explicativo sobre el nuevo reglamento de Marcas de Calidad para los productos de Castilla y León que no necesitarán de la existencia de un consejo regulador. Este nuevo reglamento permitirá a Bodegas Vizar junto con Abadía Retuerta y Heredad de Urueña utilizar los términos Vinos de Pueblo y Vinos de Finca.

Esto llevará un compromiso de calidad de forma que el nombre del pago tendrá un reconocimiento del cultivo de la vid por la calidad de sus uvas y cumplirán una serie de exigencias habiendo sido aportados los estudios del “terroir”, variedades y los parámetros de calidad en la elaboración.

Os dejamos la noticia completa a continuación:

La Junta abre la puerta a los primeros Vinos de Pago de Castilla y León

norte_vizarLa consejería de Agricultura y Ganadería abre las puertas al reconocimiento de los primeros Vinos de Pago de castilla y León, una realidad que fue anunciada en 2014 y que esperan bodegas. Como Abadía Retuerta, Heredad de Urueña y Vizar, las tres en la provincia de Valladolid. Además, la Junta de Castilla y León permitirá que los elaboradores puedan utilizar los términos Vino de Pueblo y Vino de Finca dentro de la denominación de origen vínica a la que pertenecen, los primeros siempre que las uvas procedan de un único término municipal, y los segundos porque el fruto pertenezca a una misma explotación vitícola.

Con el desarrollo ahora de la normativa de la Ley Agraria que se aprobó en 2014, las bodegas pueden construirse como Vino de Pago, siempre que tanto la bodega como el viñedo se encuentren incluidos en una zona de producción amparada por una indicación geográfica protegida (IGP), una denominación de origen (DOP) o una denominación de origen calificada (DOCa, en España, solo lo son Rioja y Priorato). Pero también establece que se podrá reconocer como Vino de Pago aunque no esté incluido en una zona de las citadas, siempre que cumplan los requisitos exigidos a los vinos con denominación de origen protegida, que a partir de ahora son todos los de calidad, excepto los vinos con indicación geográfica protegida.

Es a este último caso al que se han acogido Abadía Retuerta, Heredad de Urueña y Bodegas Vizar para solicitar su reconocimiento como vinos de Pago, que ya no están amparada por ninguna DO. Todos ellos han aportado los estudios del “terroir” o terreno y del clima; la elección de las variedades y el cuidado de la viña, y el desarrollo de parámetros de máxima calidad en la elaboración. También acreditan su respeto por la historia y por la naturaleza, el entorno y el paisaje.

Una vez que de luz verde la Comisión Europea (CE), serían los primeros Vinos de Pago de Castilla y León. Tendrán que ser la Junta en primer lugar y después el Ministerio los que den por buenas estas peticiones pero, en último término, es la Comisión Europea la que los aprobará o no, si se cumple todas las exigencias establecidas. Sus vinos tienen que ser el más fiel reflejo al “terroir” o terreno, clima, etc.

Exigencias

Las bodegas deben acreditar fehacientemente que el nombre del pago está vinculado de forma notoria con el cultivo del viñedo. En este sentido, la CE exige que las bodegas demuestren que el pago o paraje es conocido por el cultivo de la vid de forma tradicional y gozar de prestigio y reconocimiento en la zona por la calidad de sus uvas; que las condiciones agroambientales homogéneas y uniformes del pago dan como resultado la producción de uvas de características diferenciadas para la producción de vinos de singular calidad; que los vinos obtenidos de esas uvas en estos parajes gozan de prestigio reconocido; y que el nombre del pago se utilice de la forma habitual en el mercado para identificar sus vinos obtenidos en un periodo mínimo de cinco años.

Abadía Retuerta fue la más avanzada a la hora de preparar y presentar en la Consejería de Agricultura y Ganadería toda la documentación necesaria en 2014, según la información facilitada en su día por el director general, Enrique Valera. En el mes de octubre del mismo año, también presentó la documentación la bodega Heredad de Urueña, tal como ha confirmado José Luis Rodríguez. Más adelante lo solicitó Bodegas Vizar, según ha explicado su gerente, Isabel Turrado.

Por otro lado, el nuevo decreto establece el desarrollo y las limitaciones de las menciones Vino de Pueblo y Vino de Finca estará en manos de las denominaciones de origen protegidas (DOP). Esos vinos deberán responder también a unas características muy concretas (terreno, clima, altitud, calidad).

La Consejería de Agricultura y Ganadería de Castilla y León publicó ayer en el Gobierno Abierto el proyecto de decreto del Reglamento de las Denominaciones geográficas de Calidad y las Marcas de Calidad Alimentaria de la Comunidad, una normativa que desarrolla la Ley Agraria 1/2014 y la Ley del Vino y adapta la actual normativa a la regulación comunitaria. Este reglamento introduce cambios para facilitar el ejercicio de la actividad por parte de los operadores amparados por una figura de calidad diferenciada (Denominación de Origen Protegida, Indicación geográfica Protegida o Marca de Garantía).

La nueva regulación tiene como objetivo flexibilizar los requisitos relativos al control y elimina obligaciones que existen en la normativa actual que dificultan la posibilidad de que los consejos reguladores se puedan acreditar en la norma ISO 17065 y, por tanto, puedan asumir tareas de control delegadas por la autoridad competente.

En este sentido, el decreto también deja libertad para que las figuras de calidad puedan operar sin necesidad de que exista un consejo regulador. En el caso de que los productores se decidan por esta opción, el control tanto del origen del producto como de su calidad será efectuado por organismos de control acreditados por la Entidad Nacional de Acreditaciones (ENAC).

En cuanto a las Marcas de Calidad, se regula el procedimiento a seguir para su reconocimiento como figura y que culmina con la publicación de una resolución de reconocimiento en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl). En dicha resolución se incluirá la dirección de la página web en la que se publique el Reglamento de Uso de la Marca para que el consumidor pueda comprobar fácilmente los atributos de calidad de los productos.

El decreto se estructura en tres títulos. El primero regula el reconocimiento de las denominaciones de calidad de Castilla y León (DOP, IGP y Marcas de Calidad), así como el de los consejos reguladores y organismos gestores. El segundo regula el control oficial, para garantizar que los productos que lleguen al mercado tengan garantía absoluta de origen y calidad, tanto en el caso de las denominaciones geográficas de calidad como en el resto de figuras de calidad diferenciada, entre las que destacan los productos que se comercializan bajo la marca autonómica Tierra de sabor, la producción ecológica, las marcas de calidad, la artesanía alimentaría y la producción integrada. El tercero contempla la creación de una base de datos de empresas amparadas por figuras de calidad diferenciada de Castilla y León accesible a los consumidores.

Por exigencias de la CE, esta libertada también implica unos deberes. Así, cada consejo regulador o agrupación de consejos reguladores deberá presentar la solicitud de acreditación en el cumplimiento de la norma UNE EN ISO/IEC 17065, y este debe de haber sido admitida por las entidades certificadoras, en el plazo de nueve meses desde la entrada en vigor de este decreto.

Fuente: El Norte de Castilla

Teléfono: +34 983 682 690
Fax: +34 983 682 125
Ctra. N-122 (Valladolid-Soria) Km-341
Villabañez, Valladolid

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas el uso de la política de cookies. Si quieres, puedes cambiar tus preferencias o ampliar esta información aquí.

ACEPTAR